jueves, 20 de julio de 2017

Reseña: El coronel no tiene quien le escriba

La ilusión no se come, dijo ella. No se come, pero alimenta, replicó el coronel.

Título: El coronel no tiene quien le escriba.
Escritor: Gabriel García Márquez.
Número de páginas: 104.
Editorial: Diana.

Sinopsis: «El administrador le entregó la correspondencia. Metió el resto en el saco y lo volvió a cerrar. El médico se dispuso a leer dos cartas personales. Pero antes de romper los sobres miró al coronel. Luego miró al administrador. ¿Nada para el coronel? El coronel sintió el terror. El administrador se echó el saco al hombro, bajó al andén y respondió sin volver la cabeza: El coronel no tiene quien le escriba.» Tocada apenas por la fantasía, la historia del coronel veterano de una guerra concluida quince años atrás, quien espera la pensión que habrá de sacarlo de la miseria junto a su esposa enferma, es un profundo canto de esperanzas perdidas que nos sumerge en la atmósfera opresiva de un tiempo ya ido, cuando América Latina emergía apenas a la modernidad entre los restos humeantes del siglo XIX.

 Breve obra maestra, está desolada novela corta ha sido reconocida como el primer triunfo en la trayectoria narrativa de Gabriel García Márquez. 

Opinión personal: Este fue el primer libro que leí del ya tan conocido y célebre autor. Decidí empezar a adentrarme en su obra con esta lectura porque es muy finita. La historia comienza con un panorama bastante luctuoso cuando nos enteramos que un coronel lleva visitando el puerto del lugar dónde vive desde hace quince años todos los viernes esperando una carta que confirme la llegada de su pensión, pues en su pasado fue un veterano de guerra. Lo triste es que en realidad nunca ha recibido una carta de nadie en todo ese tiempo por más fe que este trate de tener. Logra sobrevivir vendiendo las pocas pertenencias que aún le quedan junto a su esposa que, en lugar de darle ánimo, se la pasa compartiendo quejas de la terrible situación que viven, generándole más preocupaciones.

El matrimonio hereda un gallo de peleas que era de su único hijo quien falleció por repartir propaganda clandestina; así que también deben preocuparse ahora por mantener a un animal que en un futuro podría hacerles ganar algo de dinero, el problema es que falta demasiado tiempo para que eso suceda. Al final la ilusión es lo único que logra que los protagonistas puedan seguir a flote contra la corriente que quiere destruirlos.

Los personajes me parecieron de lo más memorables, cada uno se vuelve más real a medida que las páginas avanzan. El autor estableció con mucha facilidad desde el comienzo cual sería el rol de estos en la historia. El coronel me pareció un hombre que representó de la mejor manera la esperanza de una forma general, es un increíble ser humano que pese a todos los obstáculos que se le presentan decide seguir luchando y hacerle frente a la vida.

La trama tiene un desarrollo muy ameno, no es lento, pero tampoco apresurado, es como si todos los hechos que se unen hubieran pasado en el momento preciso y necesario. A pesar de la atmósfera deprimente, el novelista nos logra sacar una que otra sonrisa con una pequeña dosis de humor que añade a unas cuantas escenas. La prosa del escritor tiene un aire bastante mágico que con mucha facilidad te transporta de un lugar a otro, sin contar las pocas páginas que hacen que la lectura sea más fluida y veloz, de tal modo que se pueda terminar en unas cuantas horas.
 
El mensaje que nos comparte no es sólo uno, nos muestra que, aunque el mundo parezca estar en contra de nuestros sueños o planes, e incluso en contra nuestra debemos luchar y no desfallecer en el intento. Esta historia con su aire seductor nos anima a no perder el anhelo por el futuro y el presente que vivimos, nos alienta a no dejarnos vencer, aunque todo indique lo contrario. Nos enseña que la valentía y el coraje son cualidades por las que debemos luchar, no hay que dejarnos cegar por el miedo, hay que pelear las veces que sean necesarias.

Este libro nos presenta una historia humana, llena de valores y mucha ilusión para mirar de cara a la vida y no dejarnos caer.

¿Ya lo han leído? ¿Qué les pareció? ¡No olviden comentar!

¡Hasta la próxima reseña!

Calificación:


lunes, 17 de julio de 2017

Reseña: Nadie como tú



Si piensas en el pasado, no avanzas. Vive en el momento, donde todo es como debe ser, tómate tu tiempo, pon freno a tus malos recuerdos y llegarás a donde quiera que vayas a llegar mucho más deprisa y topándote con menos baches en el camino.

Título: Nadie como tú.
Escritora: J. A. Redmerski.
Número de páginas: 480.
Editorial: Planeta.

Sinopsis: Camryn tiene 20 años. Ahora que ha acabado sus estudios, está a punto de entrar en una nueva etapa de su vida. Le espera un trabajo, la ciudad y compartir piso con su mejor amiga Natalie. A veces duda de que esto sea lo que realmente quiere hacer, a ella le gustaría vivir una aventura, embarcarse en algo diferente, sobre todo tras la trágica muerte de Ian, su gran amor. Pero todo cambia justo antes de su primer lunes de mujer adulta. La vida se le pone del revés. Natalie ya no es su amiga, ya no tiene donde vivir, tendrá que volver a ser dependiente de su madre... todo esto no es lo que había imaginado, así que toma una drástica decisión: irse. 


A la mañana siguiente toma un bus y allí conocerá a un misterioso chico, Andrew con el que poco a poco irá congeniando. ¿Será él su media naranja?


Opinión personal: Quiero agradecerle a una persona muy especial que me recomendó este libro cuando compartió su experiencia relacionada a la lectura del mismo (Lenna). Pueden ingresar a su blog “Las palabras de Lenna” dónde seguramente siempre encontraran muy buenas recomendaciones de lecturas hechas para cada uno de ustedes. La portada maravillosa y las buenas críticas, además de las recomendaciones, me hicieron empezar a leer esta historia que comienza con los problemas que agobian a Camryn quien no había pensado que los planes que había construido de algún modo desde hace mucho tiempo pudieran caerse en pedazos. Las dudas la atormentan sobre su futuro al que ella solo puede ver de una forma lúgubre y sin ánimo de comenzarlo en la forma que debería suceder.

Luego de que perdiera a su mejor amiga, a su novio, a una parte de su familia entre otras cosas, decide dar rienda suelta a lo que había deseado en realidad desde hacía mucho tiempo. Está segura de querer convertirse en una aventurera y salir al mundo a buscar algo que la haga volver a soñar. Maneja su colapso de una forma en la que al fin logra hacer algo que la apasiona, toda la situación la toma como una señal, “ahora o nunca”. No es sólo un viaje de descubrimiento personal, nos muestra además que todos necesitamos romper con todo en más de una ocasión y lo más impactante fue el valor de Camryn, porque no todos tenemos el coraje para irnos cuando las cosas empeoran.

Los personajes principales son los que hacen la historia, no hay demasiados secundarios y podemos verlos escasamente al principio y al final, ya que en mayor medida todo gira en torno a la pareja que se conoce durante el viaje en autobús. Cuando dos personas se enamoran, sienten como si sólo ellas existieran en el mundo. En este libro se nos presenta eso como realidad, pues sólo vemos a ambos protagonistas compartiendo los latidos de sus corazones.

El giro argumental que se maneja casi al culminar la lectura me dejo sin habla, sin aliento por la forma en que los hechos se aceleraron. Eso es algo que tiene la novela, muchas sorpresas y cambios al finalizar, cosa que a cualquiera deja impactado. El drama fue otra cosa que me pareció muy excesiva en los últimos capítulos, aunque pese a eso definitivamente me mantuvo muy atrapada. La trama es muy amena y disfrutable como para leer el libro en unas pocas horas.

La historia, como cualquier otra no está llena de palabras vacías, nos demuestra cómo debemos renunciar al miedo, al miedo de ser nosotros mismos; porque ya lo decía Roosevelt: “De lo único que debemos temer, es del miedo mismo”. Nos muestra que jamás debemos traicionarnos a nosotros mismos para ser aceptados. Porque al final lo que nos distingue de los demás y nos convierte en nosotros, lo que nos vuelve especiales es lo que debemos proteger. Nos enseña también que las cosas no llegan solas, tenemos que salir a buscarlas, porque la amistad, el amor y cualquier sueño que tengamos están a fuera esperando ser encontrados.

Nadie como tú, nos comparte la magia del amor, la esencia de que dos personas pueden amarse en los momentos menos inesperados complementándose de la manera más idónea.

¿Ya lo han leído? ¿Qué les pareció? ¡No olviden comentar!

¡Hasta la próxima reseña!

Calificación:




martes, 20 de junio de 2017

Reseña: El señor de las moscas



Si tienes miedo de alguien, le odias. Te engañas diciéndote que de verdad no es tan malo, pero luego, cuando vuelves a verle… es como el asma no te deja respirar.

Título: El señor de las moscas.
Escritor: William Golding.
Número de páginas: 288.
Editorial: Alianza.

Sinopsis: Una treintena de muchachos son los únicos supervivientes de un naufragio en el que perecen todos los adultos. Enseguida se plantea cómo sobrevivir en tales condiciones, y no tardan en crearse dos grupos con sus respectivos líderes. Ralph se convierte en el cabecilla de quienes están dispuestos a construir refugios y a recolectar, mientras que Jack se convierte en el jefe de los cazadores, animados por un espíritu más aventurero. Las tensiones entre ambos bandos desembocan en un enfrentamiento que se resuelve en un baño de sangre. 

El señor de las moscas es un nombre para el mal en la cultura judía, y este es uno de los temas principales de la novela, junto con la contraposición entre civilización y barbarie y la validez de la disciplina, entre otros muchos.

Opinión personal: Luego de que un avión se impacte sin control sobre una isla desierta, el autor nos indica que todos los adultos que iban en el vuelo resultaron muertos. Se nos presenta al principio de la historia a Ralph junto a un niño al que llaman “Piggy” como sobrevivientes, quienes descubren una caracola que hacen sonar para descubrir si hay más personas con vida y otros niños aparecen corriendo al encuentro del sonido tan poderoso que ha resonado entre los árboles. Ahora que saben quiénes están vivos, deben idear entre todos, un plan que los ayude a subsistir hasta que alguien pueda encontrar el lugar donde están y rescatarlos.
Lo primero que hacen es elegir a un líder que los guie y les aliente cuando vengan los problemas, y ese sin lugar a dudas, por mayoría de votos fue Ralph. Desde entonces una especie de celos surgió hacía él de parte de Jack quien deseaba más que nada guiar a los demás. Luego de una serie de decisiones equivocadas o mal ejecutadas, empiezan a desarrollarse diversos conflictos que terminan por alterar el escaso orden y poco a poco las reglas establecidas empiezan a quebrarse sin que nadie pueda reorganizar las cosas de forma correcta.

Desde el comienzo se nos establece con claridad la personalidad de cada pequeño, quien es el más listo, el más fuerte, el más débil, el más sensible. Eso es algo me agrado bastante, porque hay muchos nombres que pueden llegar a confundirse. Los personajes me han llegado demasiado al corazón. Porque lo que aquí se nos presenta son a niños de entre los seis a trece años que empiezan mostrando una inocencia que termina por disiparse. Los actos cada vez más violentos que realizan son impactantes por la edad tan corta que cada uno tiene como ya mencioné con anterioridad. Lo que el escritor logra muy bien es darle una representación de las cosas que hay en la sociedad actual a cada personalidad.
La trama es algo que me mantuvo muy atrapada desde el principio hasta el final, porque había muchas situaciones que no parecía que pudieran a llegar a tener repercusiones muy fuertes en el curso que la historia estaba tomando, pero lo terminaron haciendo. El modo en que la maldad va apoderándose de todo es sensacional, además de la exasperación que te provoca el no poder estar ahí para brindar algún tipo de solución. El planteamiento con el que te deja esta historia es maravilloso, porque al final de cuentas nos muestra que no hay actitudes malas (negras) o buenas (blancas), hay escalas de grises, hay intermedios.

El libro se lee bastante rápido porque es muy fluido y muy crudo en su estilo de redacción. Ya había escuchado de él, principalmente por mi prima a quien le habían dejado de tarea hace mucho leerlo y termino viendo la película por cuestiones de tiempo. Fue bastante cómica su situación, pero si me platicó que había disfrutado la historia y la dejo impactada.

Este es uno de esos libros que no creo que vaya a olvidar nunca, porque me dejo varios mensajes, nos muestra como el poder puede terminar por transformarnos en otras personas, cómo los celos, las envidias y demás cosas terminan por destruirnos a nosotros mismos. Nos enseña el mal que hay dentro del bien y el bien que hay dentro del mal, como nuestras acciones pueden terminar por definirnos más que todo lo que digamos o pensemos. Este libro nos enseña que la justicia no es algo que siempre vaya a llegar, que hay cosas que son mejor olvidar. Eso es lo que me sorprendió de este libro, para esos niños estar esa isla era como una pesadilla donde todos hicieron cosas terribles y cuando al fin despertaron, su llanto me pareció un final lleno de redención, donde todos se dieron cuenta del daño que se habían causado los unos a los otros y aún cosas peores, su lamento por haber perdido toda su inocencia y quizás la bondad que había en sus corazones.

El señor de las moscas, es un libro que creo que debe ser leído por todos, aunque sea una vez en la vida, porque nos muestra de la forma más realista posible nuestra naturaleza humana.

Nota: Una disculpa por haberme ausentado toda una semana, he tenido algunos  exámenes, deberes y no me sentía con el ánimo adecuado para hacer reseñas, era como si las letras simplemente no fluyerán de mí, como si me hubiera quedado vacía.

¿Ya lo han leído? ¿Qué les pareció? ¡No olviden comentar!

¡Hasta la próxima reseña!

Calificación: